Vivir de un pasatiempo

Existe una noción general un poco cuestionable de lo que es un pasatiempo y lo que es una profesión. Usualmente encontramos una profesión como un elemento generador de ingresos que nos va a dar con que comer, satisfacción personal, y un gran orgullo para los familiares. Más que todo una necesidad establecida, basada en un montón de convenciones sociales.
Se catalogan como mejores profesiones, las que se figuran como más lucrativas, fijando como meta máxima para cualquier profesional, el hacer dinero.
Estudiamos, trabajamos y nos esforzamos por hacer dinero y sobrevivir.

Cuando nos quedan ratos libres, los dedicamos a nuestros pasatiempos, que son básicamente cosas que nos encanta hacer y que estamos dispuestos a hacer durante horas sin compensación económica alguna. Me pregunto entonces, como sería todo si viviéramos de nuestros pasatiempos?
Como sería nuestra realidad nacional si ampliáramos nuestra visión e hiciéramos lo que realmente amamos. Esa cosa que solo nosotros sabemos saborear y que nadie más ama tanto. Eso que hacemos por horas y horas y que nos mantiene contando minutos para terminar un día de trabajo.
Que tal si nuestro trabajo deja de ser algo que debe hacerse y se convierte en la máxima satisfacción? Que tal si se convierte en algo que hacemos con un deseo enorme y con todo el corazón?

Probablemente mejoraríamos muchas cosas. Tal vez tendríamos que re-ubicarnos todos nuevamente en la sociedad, y entonces ese abogado regular, amante del ejercicio, sería un excelente preparador físico. Probablemente ese dentista, amante del canto sería un gran cantante. Quizás ese ingeniero sería un magnífico futbolista, y seguramente que ese arquitecto sería un caricaturista asombroso.

Pero para eso tendríamos que hacer lo que amamos, y no lo que nos funciona.
Puede ser lo que amamos algo que funciona? Algo que nos permita vivir bien?

La respuesta es si, pero tenemos que dar el paso. Si ese abogado, amante del ejercicio sigue su corazón, luchará con todo y trabajará día y noche, haciendo lo que ama. Será el mejor en su campo y no le hará falta trabajo como preparador físico.

Me ha sorprendido muchísimo ver el esfuerzo de tantas personas que aman dibujar en su tiempo libre: BOCETOS
Muchísimas horas de trabajo y talento dedicados al dibujo, solamente por amor al arte.
Felicito a los de la iniciativa, y aplaudo a los participantes.

Me llena de alegría ver estas cosas, y al mismo tiempo, ver este grupo me ha hecho pensar. Siento que es triste saber que hay muchos de estos talentos trabajando cada día en algo que no aman, deseando salir de su trabajo para dibujar durante horas con enorme dedicación, solo por amor.

Vivamos de nuestro pasatiempo. Tendríamos mejores futbolistas, mejores doctores, mejores abogados, mejores profesionales en cualquier área, y por supuesto, mejores artistas. Todos amando lo que hacen.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario